“¡El neoliberalismo nace y muere en Chile, compañeras!”

Carla Perelló y Laura Salomé Canteros marcha.org.ar / Foto: FOI (Fotógrafas Organizadas Independientes)
Arrancó el segundo Encuentro Plurinacional de las que Luchan en Chile, una instancia preparatoria para la huelga feminista del 8 de marzo. Qué se dijo en su apertura rumbo a los debates en talleres.

En las paredes de Chile se respira lucha. Las paredes de todo Santiago avisan que hay un pueblo que despertó y que exige al presidente Sebastián Piñera que renuncie. Es rabia que denuncia la violencia de los pacos y desde donde se gritan, también las violencias estructurales que atraviesan a las mujeres y disidencias. Un paredón negro exige “aborto libre” y por cada callejón aparecen los carteles que convocan a un Encuentro histórico.

Es el segundo al que llegan más de cinco mil activistas de todos los territorios en lucha. El Encuentro Plurinacional de las que Luchan está en constante diálogo con el estallido social que comenzó el 18 de octubre del año pasado y que no se acaba: contra la precarización de la vida, que llama a hacer memoria por las que ya no están y que mira hacia adelante por un futuro mejor. En ese contexto, las feministas y activistas se darán la discusión sobre el lugar que ocupa el movimiento en la lucha social y que se prepara al mismo tiempo para el 8M.

La apertura, que se realizó en la tarde del viernes, congregó a cientas de activistas territoriales en el aula magna de la Universidad de Chile (USaCh) que colmada, dio inicio al Encuentro de las que luchan. Se presentaron a las colectivas que participan de la organización y que harán el esfuerzo de articular durante tres días los debates y las reflexiones de las más de 5 mil activistas inscriptas.

Con ellas en el escenario, la Orquesta de Mujeres de Chile, visibilizó la tarea de las músicas, quienes en cada inicio de canción, lírica o canto popular invitaron a hacer memoria. Por las asesinadas en femicidios desde 2018, a las que resistieron en los territorios: Macarena Valdéz (Chile), Berta Cáceres (Honduras) y Marielle Franco (Brasil), entre otras. Femicidios que llamaron territoriales.

La apertura se realizó mientras de forma simultánea, en la Plaza Dignidad, les estudiantes resistían las balas, gases y el agua contaminada por químicos de los guanacos (camiones hidrantes). Intentando devolver al pueblo la fiesta de murga, movilizaciones y alegría que la provocación diaria de parte del mal gobierno de Sebastián Piñera no permite emerger de las calles en Santiago.

Los feminsmos de los pueblos en lucha

“Aleeeerta, aleerta, alerta antirracista / América Latina será negra y feminista”. Mujeres negras, lesbianas, travestis, trans se paran y llaman a cantar desde un escenario y acompaña todo un auditorio colmado.

“Este es un llamado a encontrarnos en la lucha, desde la heterogeneidad y diversidad de los recorridos, desde las diferencias de los feminsmos para que podamos ponernos de acuerdo. Hoy nos encontramos ante la posibilidad cierta de ese cambio radical que soñamos y para eso, no nos vamos a soltar más. (…) Este es un gobierno que nos quiere endeudadas, mutiladas, asesinadas. Pero sólo nos quitaron el miedo”, dijeron en voz y cuerpo rebelde que anima el sentir de las otras.

“Somos millones en las calles”, afirmaron, y priorizaron uno de los objetivos, el “balance de nuestra experiencia en la medida de lo posible. Porque lo posible es imposible de soportar”, señalando que los culpables a lo que llamaron un “sobrevivir violento” son “empresarios, cúpulas de las iglesias y partidos de la precarización”. “Este momento político nos coloca ante mayores desafíos”, dijeron. “No estábamos equivocadas. Levantamos una huelga general feminista (8 de marzo de 2019) para  interrumpir la normalidad en todas sus formas. Porque a la normalidad neoliberal no volvemos nunca más” y gritaron en ovación: “¡El neoliberalismo nace y muere en Chile, compañeras!”.

“Empezamos a construir la vida que queremos vivir”, afirmaron. “Este es un momento constituyente, porque de pasar de estar sujetas, estamos construyendo nuestros anhelos hasta que la dignidad se haga costumbre”. Y agregaron “ante la opacidad de las imágenes que devuelve el poder, levantamos este Encuentro como la luz de la memoria. Nos llamamos a sobrevivir juntas. Porque nuestros bailes hacen temblar las estructuras”. “Somos esperanza para pueblos de otras latitudes. Por eso somos plurinacional”.

Es que uno de los ejes más importantes del Encuentro de las que Luchan es la conformación de un “comité internacionalista”, que propone intercambiar experiencias de territorios en lucha a partir de la participación en redes feministas. “No estamos solas. Son múltiples las trincheras en Chile y Wallmapu. Somos marea verde en Argentina y defensa en Kurdistán. La insistencia de la vida de las defensoras. Las que nos organizamos para que migrar sea aparecer, no desaparecer”. Y al respecto prometen debatir durante el segundo día en las aulas de la USaCh.

“La primera línea es un lugar de lucha. Somos quienes corren el cerco de lo posible”, caracterizaron, por eso “levantaremos nuestras primeras líneas contra el terrorismo de Estado como lo hicimos durante la dictadura”. Y desde un escenario compartido llamaron a fortalecer las propuestas: “elaboraremos juntas un plan de lucha, articuladas en un esfuerzo por cambiar la vida y todo. No se trata de sumamos a la administración de lo impuesto. Somos y seremos semillas de rebeldía”, finalizaron.